La Conciliación Amistosa

La conciliación es un mecanismo de solución de conflictos a través del cual, dos o más personas gestionan por sí mismas la solución de sus diferencias, con la ayuda de un tercero neutral y cualificado, denominado conciliador.
La conciliación es un procedimiento con una serie de etapas, a través de las cuales las personas que se encuentran involucradas en un conflicto encuentran la manera de resolverlo a través de un acuerdo satisfactorio para ambas partes.
Además de las personas en conflicto, esta figura involucra también a un tercero (en este caso nuestra asesoría Central de Arbitraje) llamado conciliador, que actúa facilitando el diálogo entre ellas y promoviendo fórmulas que permitan llegar a soluciones satisfactorias para ambas partes, con la intención de evitar tener que solventar la disputa por la justicia ordinaria o la justicia arbitral, que perjudicaría en mayor medida a ambas partes, tanto económicamente cómo en el tiempo invertido para solventar el conflicto.